Verano3


Tener un puñado de fichas de los coches de choque era lo más cercano a la felicidad. Aunque todos queríamos la del joven que conducía virtuoso con los pies fuera del carro, porque permitía rodar eternamente entre la luces de la pista eléctrica. Pero eso era imposible. Nosotros estábamos sometidos al tiempo y las fichas […]