Uncategorized

Reencarnación


la foto(1)

En medio de la playa, cuando ya se habían ido todos los turistas y solo quedaban dos jóvenes curiosas haciendo fotos al atarceder, dijiste que quizás éramos los hijos reencarnados que perdió tu madre. Comenzaba a llegar el fresco y el sol se sostenía sobre un cielo rojizo. No creo que los animales ni las personas vengan de otras vidas. No me hago la idea de que los gatos del vecindario que ahora revisan los contenedores de basura y maullan como niños desesperados, hayan sido hombres o mujeres en otro tiempo.
El mar comenzaba a subir y nos retiramos cuando el agua rozaba las toallas. Por primera vez en esa playa vi los restos de unas conchas y otras piedras lisas que se mezclaban entre la arena. No volviste a sacar el tema y te marchaste con el corazón detenido. A toda esa idea de la reencarnación se la llevó la marea.

 

Estándar