Uncategorized

Champú


Adeje-20130611-01102

Cuando estrenas un champú llenas de espuma tu cabeza sin pensar demasiado cuánto te has echado en la mano, hasta que un día te das cuentas de que apenas queda jabón. En ese momento empiezas a aprovechar lo poco que ves en el fondo y entonces eres capaz de lograr algo más de espuma para un par de baños. Lo mismo ocurre con la pasta de dientes y con el lavavajillas concentrado, objetos cotidianos que habitan la casa, cuidan tu salud y la limpieza doméstica. Nada es eterno pese a que queramos creer lo contrario. Pero podemos hacer que dure lo suficiente.

Estándar