Uncategorized

Bombilla


la foto

Hace días que se ha fundido la pequeña bombilla del baño. Sin embargo, me resisto a cambiarla. Cada mañana sigo apretando el interruptor con la esperanza de que todavía quede luz entre algún filamento de su mecanismo. Apenas un fino cable sostiene su tecnología sobre el techo alto y ahora oscuro. Nada más. Me miro al espejo y veo solo la sombra de un rostro. Las cosas se acaban también en lo que creíamos infalible.

Quedarse en la cama por la mañana. Abrir la ventana. Recuperar el libro que has dejado entre las sábanas. Ahora parece que lo ves todo más claro. Leer sin prisa hasta volver a quedar dormido, solo un instante, antes de abrir la nevera. Fuera cantan los pájaros. El verano parece perfecto, como el sol entre las ramas de los árboles de cualquier bosque.

Estándar