Sitios

fullsizerender-13

 

Solo había un instituto y allí estudiábamos todos los de la zona. Había alumnos de la costa que entendían el inglés y no estaban acostumbrados al frío; llegaban con camisas de manga corta en febrero después de ver el amanecer subidos a la guagua. Se iban a las dos y aquí quedábamos los mismos. Veíamos la NBA de madrugada. “Cerca de las estrellas”, lo presentaba Ramón Trecet. Luego el dinero trajo otros institutos .

En la universidad nos empeñamos en olvidar el pueblo. Para llegar a la capital tardábamos dos horas en guagua o dependíamos de algún conocido que nos llevara en coche, hasta que pudimos sacar el carnet, que nos hizo más independientes o eso creímos, e intentamos acercar dos mundos que todavía se empeñan en alejarse: el norte y el sur, cada uno con sus contradicciones. Y la isla era un conjunto de islas donde nosotros subíamos pero la mayoría de los  de arriba no bajaba. Solo lo hacían para atrapar el sol como un turista más. Llegaban hasta donde llegaban los apartamentos, hasta donde terminaba la autopista que ahora parece un milagro del progreso tardío frente a las anónimas carreteras secundarias que se pierden por las medianías.

Era el sur vacío, como La España vacía, viaje por un país que nunca fue,  un ensayo de Sergio del Molino (Turner, 2016), donde refuta con inteligencia el mito de la identidad, rural y urbana, en un recorrido por los rincones más perdidos del país. También cuenta como la periferia de las ciudades fue surgiendo con la llegada de aquellos vecinos de todos los puntos de la España profunda. Con el tiempo, uno  comienza a entender que la ubicación no depende solo del lugar, que la mirada puede ser universal o limitada  desde cualquier sitio, que  hay un  pueblo que habita en nosotros pese a que nos empeñemos en ser “siempre turistas, sin raíces, sin amigos, sin tradiciones” ,  como dice el autor.

He vuelto a escuchar los pájaros invisibles que cantan cada tarde a través de la ventana del salón.  Las cosas ya están colocadas de nuevo en los estantes. La imaginación siempre va por delante de la realidad.La expectativa nunca juega a tu favor. Eso está bien mientras lo sepas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s