Un sueldito

Entre las frases cortas y matutinas del supermercado se respira un alivio contenido de que la vida sigue igual, como la dejamos, aunque sea peor, aunque esté sostenida con pinzas, aunque la mejora de la  calidad de vida de la mayoría corra el peligro de convertirse en un sueño irrealizable. Todos han mentido, las encuestas las primeras, creado una burbuja imaginaria de expectativas falsas. No hay nada más traicionero que la imaginación. Los partidos de la oposición lo deben haber hecho muy mal, de la manera que sea, para que la derecha que todo lo aguanta no solo haya revalidado el título, sino aumentado su representación. Educación, sanidad, cultura, corrupción, igualdad son “flatus vocis”. Las consignas de cambio se han ido desinflando como una balsa agujereada que cruza el océano. La gente lo último que quiere ahora es “comerse la cabeza”, cuanto menos mejor. Lo primordial es un sueldito, “pa escapar”, como decim0s aquí. Un sueldito  aunque te exploten. Y a seguir así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s