Una vez más

la foto (3)

A menudo tengo la sensación de insuficiencia. Ocurre cuando la curiosidad  parece más un castigo que un regalo. Como si no hubiera  tiempo para todo y nada. Acabar algo con sentido sin que se pierda en la fugacidad de los días, empezar un proyecto que quedó aparcado en algún lugar  de la memoria. La insuficiencia también llega con la infinita posibilidad de los libros, los viajes, los cuentos que nunca has escrito, las metas imaginarias o posibles, las preguntas, el límite del querer.

Una buena manera de olvidarse de sí mismo es observar a los pescadores que cada noche esperan alguna recompensa cuando las olas golpean el muelle.  “Por las noches salen los peces grandes que se comen a los chicos. Por las noches los peces chicos se esconden de los grandes”, afirma una mujer enorme con sombrero mientras arma la carnada. Ella practica la paciencia que uno pierde con lo que no conoce y teme, cuando cree que la vida no es suficiente.

Ahora, desde este lado del ordenador, el viento generoso permite escuchar el vaivén eterno del mar. Desaparecen las voces de los niños y los pájaros en la calle. Un avión atraviesa el cielo azul oscuro, frío e inmenso. Todo viene y va. Una vez más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s