Círculo

la foto (2)

Hay cosas que solo quedan en las canciones y vuelven con ellas, como aquellos sabores que despiertan desde alguna parte de la memoria, en el alma, imágenes estáticas sacudidas por un instante de recuerdo. Aristóteles decía que el alma era mortal, imposible separarla del cuerpo, de una naturaleza humana que debe cumplir su función, como una semilla hacia el árbol o como un hombre libre hacia la felicidad. Ese camino se forja en la práctica, en la búsqueda del término medio, la difícil tarea de actuar ni por exceso ni por defecto.

Hoy suena por la casa Stancey Kent. Con guitarra, contrabajo y algún saxo. Su voz en “Tenderly” o “If i Lucky” hace olvidar todo el ruido innecesario. En el baño el vapor cubre el espejo y en la cocina espera un trozo de queso en la tabla de madera. El cielo sigue azul y el día quieto. El viento parece un mito. Pasa un avión para perderse, la playa huele a otra estación, como si el invierno quisiera conceder una tregua. Caminar hacia ninguna parte parece un ejercicio universal, un axioma contemporáneo. Caminar es un intento de no pensar, de salir de uno mismo. Quizás sea innecesario mirar tanto hacia dentro. Ahora piensa uno que nada es tan difícil, salvo la cuadratura del círculo, claro. Euclides la intentó con un polígono de 384 lados, que no es poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s