Eso es todo

la foto (1)

 

Espero algunos libros: “El Periodista Deportivo”,  de Richard Ford y  “La grandeza de la vida”, de Michael Kumpfmüller. Sobre el primero encuentro una frase: “en la vida no hay temas trascendentales. Las cosas suceden y luego se acaban, y eso es todo». Los relatos de “Rock Springs” se desarrollan en pueblos lejanos  que parecen cercanos y las reflexiones en “Flores en las grietas” sobre la literatura, que comparte Ford con estudiantes de alguna universidad americana, me perecen maravillosos. Es difícil escribir tan bien como Chejov. Algo de eso dice Ford. Y es verdad.

El segundo libro describe a un Kafka sentenciado por la tuberculosis en el verano del 1923 a orillas del Báltico, cuando lo comparte todo con Dora Diamant, una joven cocinera de que deseaba ser actriz y que pasó el último año junto al escritor. Los dos  dispuestos a vivir “sin imponerse condiciones”, dice  Kumpfmüller,  en una entrevista (http://www.elcultural.com/revista/letras/Michael-Kumpfmuller/36363).

Ahora estoy frente al ordenador y el suelo esta frío. Apenas tengo unos calcetines, pero prefiero seguir así: no del todo cómodo. A veces cree uno que lo que piensa lo está viviendo otra persona en algún lugar, a la misma vez, y se contamina de esa ilusión.

Acabo la primera parte de Los Diario de Emilio Renzi, de Ricardo Piglia y apunto algunas cosas en azul en el cuaderno rojo de RIU: “Me acerqué y empecé a besarla, una sensación  de intimidad que nunca había tenido”; “Me dijo que tenía la sensación de que el tiempo se iba de las manos, las horas perdidas la abrumaban”; “las mujeres son más valientes que los hombres, son fieles a lo que quieren y no les preocupan las consecuencias”.  Debajo de esta frase encuentro en negro: “una tabla  para centrar bien las cosas. Eso es todo lo que necesito”. Se refiere a la tabla en la que corto las verduras para cocinar. Encuentro en este sencillo objeto doméstico el equilibrio perfecto entre calderos, donde me gusta estar solo, que nadie me ayude a triturar los ajos en el almirez. Agradezco la voluntad de compartir, siempre. Soy consciente  de que la vida no tiene mucho sentido sin el otro. Hasta Kafka, que despertó una mañana convertido en un insecto repugnante, lo sabía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s