Amor

la foto

Pensaba escribir sobre el amor, pero ya es tarde y tengo hambre. Debo afeitarme, despejar el cuerpo con una ducha caliente, dejar que el domingo se agote por sí solo. He comprado un pan que ya debe estar blando. Un pan de mentira, de los que venden en las gasolineras y panaderías sin horario. Añadiré tortilla y tomate. Siempre el tomate en casi todo a lo que quiero dar vida, siempre el amor, que a veces llega lejos, permanece atado a tus entrañas, se sacude en la memoria dormida del tiempo; y otras pasa fugaz, en el transcurso de una tarde, en un encuentro inesperado. La mejor manera de querer algo es aceptarlo, reconocerse vulnerable.

Escucho pasar al camión de la basura con sus ruidos sistemáticos y previsibles. Enciendo la radio y el fútbol desvela un mundo rápido y molesto. “Ahora no”, pienso.

Y entre mi desorden controlado encuentro un poema de Ángel González

Ciudad

Brillan las cosas. Los tejados crecen
sobre las copas de los árboles.
Apunto de romperse, tensas,
las elásticas calles.
Ahí estás tú: debajo de ese cruce
de metálicos cables,
en el que cuaja el sol en un nimbo
complementario de tu imagen.
Rápidas golondrinas amenazan
fachadas impasibles. Los cristales
trasmiten luminosos y secretos
mensajes.
Todos son breves gestos, invisibles
para los ojos habituales.
Y de pronto, no estás. Adiós amor, adiós.
Ya te marchaste.
Nada queda de ti. La ciudad gira:
molino en el que todo se deshace.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s