Septiembre

la foto (12)

Vivo en un sitio donde la niebla puede aparecer en cualquier momento y cubrir las tardes de septiembre hasta perderse entre los huecos que deja el volcán. No importa si es verano y el calor ya ha conquistado todo el territorio. No importa si es invierno y el frío que baja del barranco humedece los cristales de las casas y los coches. La niebla siempre aparece porque vive aquí.

Hace algunas semanas que las noches son perfectas, incluso los grillos parecen saberlo. Frotan protagonistas sus alas y rompen el silencio cuando la oscuridad es profunda. Por la mañana estarán dormidos, escondidos bajo las piedras, en refugios diminutos de la calle. Despertarán los pájaros, siempre dispuestos a seguir cantando hasta que les apetezca parar, porque nadie manda sobre sus voluntades, sobre su lenguaje. El banquete de agosto se aleja, el ruido consentido, la pausa obligatoria, los viajes planeados. Los olores se disuelven hasta otro año más. Llega septiembre, donde el mar y el viento se toman un respiro. Todavía están sujetas las hojas de los árboles. Sí, septiembre, cuando otra vez comienza todo y el futuro es este instante.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s