Hacia afuera

fotoq

Escuchar al otro. Aquellas vidas agudas con pocas preguntas. Saber que eso nos pasó a todos. Uno trata de pasar los días buscando respuestas entre páginas, la música y todos esos estímulos en dirección interior. A veces también es conveniente mirar hacia fuera, darse un baño de normalidad, saber que un simple día entre amigos es la mejor manera de olvidarte de ti mismo. Comer, beber, sumergirse en el azul, volver a comer y a beber, dejarse acariciar por el calor inofensivo de la tarde. Al lado están las voces presentes, olores comunes, el humor reconocible.

Suena el teléfono y digo que aquí las tardes caen lentamente sobre el mar. Las islas, inamovibles, son testigo de todo esto que pasa . El sol crea siempre una puesta a su antojo, irrepetible, sin que nadie le diga lo que tiene que hacer. Hablamos un rato. Nos reímos y guardamos silencio por las mismas cosas. Se encienden las luces. La noche define otro mundo nuevo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s