Emily

la foto

Hago que escribo en una biblioteca. La mayoría observa en silencio sus cosas quietas: prepara un examen, recuerda las palabras de un idioma mirando hacia el techo, subraya lo imprescindible, chatea por el móvil. Pocos consultan las estanterías donde los autores descansan en orden alfabético. De vez en cuando, se aprecia murmullo anónimo, el movimiento de una silla, la puerta que se abre, el mecanismo del aire acondicionado. Afuera la vida parece en orden. El sol no ha parado de mostrarse tal y como es, unos puestos venden artesanía de cerámica, pequeños collares, cremas de aloe vera, plantas del hogar. Las cafeterías sirven amablemente lo de todos los días. Antes de irme, escucho ‘Emily’ por Bill Evans, una balada triste de invierno que concluye con aplausos lejanos, quizás en una ciudad soñada y que ahora logro ver, a través del cristal de esta biblioteca, en medio de una música irrepetible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s