Goteborg

la foto

En esta isla se puede ver la nieve en el Teide desde el agua marina de diciembre. Hace ya un mes que la primavera dejó un verano anticipado, ese que hace a los árboles y otras plantas más resistentes, a los lagartos más dueños de las piedras. Las personas que antes se quejaban del frío ahora lo hacen del calor. Salvo las excepciones de un almanaque contradictorio, el sol se mantendrá hasta octubre, cuando las nubes de agua comiencen a invadir las medianías y las primeras gotas lleguen a una tierra sedienta. El clima lo inventaron los turistas. Hace que comamos, vistamos, durmamos y pensemos diferente. Los nórdicos, convencidos de las propiedades del salitre, vuelven en verano al puerto de Goteborg, donde el sol flota en las noches frescas, mientras aquí huele a la pólvora de los fuegos artificiales en las fiestas de la costa y a la crema hidratante de las pieles vencidas por el calor. En invierno, los nórdicos regresan a aliviar los dolores de sus huesos en la orilla de un mar que para nosotros ya es imposible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s