cortadonaturaldescafeinadodemáquina

la foto (4)
Es probable que las bibliotecas deriven en museos de papel acumulado. Ya muchas de ellas lo son. Ayer, Juan Goytisolo, al recoger el Premio Cervantes, se definió como un hombre libre que acepta el reconocimiento sin que le afecte demasiado, “como una espada al golpear el agua”, dijo. No es fácil llegar a ese estado después de una vida desempeñando la ardua tarea de escribir. Acostumbrado a la soledad de su vida en la medina de Marraqech, defiende el delirio quijotesco para poder luchar en este mundo de corruptos, desiguales y precariedad cotidiana. “Volver a Cervantes y asumir la locura como una forma superior de cordura es la lección del Quijote”, comentó Goytisolo en un discurso breve pero contundente. La aventuras del hidalgo caballero fueron escritas bajo las circunstancias más penosas, casi al límite, en un tiempo que no puedo imaginar.
De pequeño mi abuelo insistía en que yo no era normal. Tardé mucho tiempo en decir mis primeras palabras. “¡Este niño está enfermo!”, advertía cogiendo mi brazo. Luego empecé a pronunciar algunas y a enlazarlas con otras. Así construía frases hasta que aprendí a leer y escribir como un milagro del entendimiento. Después llegaron los libros para quedarse y hacerme comprender una cosa: lo que no tiene nombre no existe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s