Ideas

La noche fría y clara ya muestra los signos del otoño. Las estrellas aparecen generosas e imposibles. Hace un instante escuché a un perro que ladraba como si tratase de escapar de su dueño. Los gatos han desaparecido. El vecino camina descalzo sobre tu cabeza. Notas como el orden de los objetos que habitan la casa se distorsiona. Generan un murmullo casi imperceptible que no conviene mantener por mucho tiempo. Decides salir al balcón y dejar que entre el aire y salgan algunas ideas inútiles. Todo lo que pasa fuera no depende de ti. A estas horas los coches dejan de andar por las calles. Solo fugaces y lejanas conversaciones mitigan el silencio de esta esquina. Piensas que el mundo está lleno de belleza y contradicción. De enormidad y pequeñez. Buscas alguna razón para seguir con la ilusión de libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s