Uncategorized

Septiembre

música en el coche

la foto

Antes de marcharme intenté dejar el piso como lo encontré. Incluso repuse algunas latas de mejillones de la despensa. Comprobé que las luces estaban apagadas y cerré la puerta tras pararme unos segundos a visualizar el salón donde  habíamos vivido el verano. Metí la llave en el buzón de cartas y compré por última vez el periódico sin decirle al quiosquero, siempre dispuesto a escuchar cualquier comentario, que probablemente no nos volveríamos a ver. Un tiempo indefinido, con resquicios de un agosto caluroso pero con síntomas de algo cercano y frío, definían las nubes que cubrían el pueblo en septiembre. El mar estaba tranquilo después de las últimas tormentas que vinieron del norte y los barcos de pesca descansaban en el muelle . En realidad todo el pueblo descansaba de toda esa gente, como yo, que había llegado del mundo para habitar calles, bares, plazas y cubrir las playas con…

Ver la entrada original 152 palabras más

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s