Chirche

IMG-20140401-01623

 

Hace un momento que llueve con agua de invierno: vertical, suave, sonora y sin pausa. Son las maravillosas cosas tiene esta Isla del millón de climas simultáneos. Hoy el sol ha desaparecido, en cambio ayer golpeaba mi cabeza a las puertas del atardecer mientras observaba como un hombre desnudo desafiaba al mar abierto de Playa Paraíso. Los extranjeros, ajenos a todo riesgo, dejaban que el calor durase al menos algunas horas más entre su pieles blanquecinas y no daban importancia al extraño personaje.
Por la tarde estuve en Chirche, escuchando el silencio del barranco desde el mirador, donde es necesario subir de vez en cuando para ver el mundo en perspectiva. He visto la iglesia donde mi hermana prometió el amor, el viejo lagar, la casas de paredes blancas y ventanas de madera, el risco redondo de Mederos. Han vuelto los recuerdos, no exentos de pena, cada vez que paso frente a la casa de los Mesa: el pescado salado y el mojo de María, los domingos soleados, la cuadra con caballos imaginarios, el cuarto donde se guisaban las papas con fuego de verdad, la escalera, las barricas, el olor a vino blanco, los pies fríos de pisar las uvas, la Cancela, las ciruelas amarillas y rojas, la lluvia de voladores, las eras, la venta donde íbamos a comprar una botella de Oranje, los perros de Isidro, la cama con el colchón de paja, el queso duro guardado en la encimera, el gofio amasado, el taco de madera que te permitía comer a la altura de los demás. El olor a la casa de los Mesa permanece todavía entre sus cuartos oscuros. En el patio crece la hierba y se caen los nísperos maduros.

La música de la lluvia esta mañana es uniforme y dan ganas de comerse un potaje. Eso es lo que ahora voy a hacer: verter las verduras en una olla caliente, dos papas, y dejar que todo se cueza debidamente. Cuando esté listo habrá dejado de llover. Ahora ha llegado la niebla y vuelven a escucharse los pájaros. Quizás sean ellos los que avisen, a su estilo, de que pronto saldrá el sol.

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Chirche

  1. Que bonito , allí nací y vine a otras tierras a buscar nuevos horizontes, pero tengo algunos recuerdo de mi niñez en Chirche , Dulce Maria , hija de Lita y Paco Feliz día de lluvia

    Me gusta

  2. Lo leí escuchando Where are we now por David Bowie y no sabes que bien pegaba. Amo tanto Tenerife…Dios sabe porque es un lugar que a veces siento más profundamente que mi Argentina natal. Desde qué pise esa isla no tengo ganas de ir a otro lugar.Te leo y lo vivo como si fuera mi infancia, raro no? No tenes ganas de escribir sobre la soledad?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s