Una boda

IMG-20140323-01618

Anoche al pasar delante de la plaza había una boda. Hacía tiempo que esto no ocurría aquí. Por un instante ví a la novia de espaldas. Estaba en el altar vestida de blanco escuchando aparentemente tranquila lo que le decía el cura. Fuera de la iglesia, algunas madres invitadas trataban de parar a su hijos. Frente a la escalera estaba el coche con el clásico lazo de flores. El resto de invitados permanecía en el bar. Y los habituales de la plaza esperaban desde la balaustrada a que saliesen los novios empapados de felicidad y arroz. Con la boda, el tedio de la plaza daba paso a una momentánea alegría y quizá alguno de esos habituales habrá pensado por qué no se casó cuando tuvo la oportunidad de hacerlo. Es probable que por las noches sueñe con aquella chica de la que ahora nada sabe. Otros ni siquiera sueñan. Después de todo, una boda siempre es mucho mejor que un entierro. Pero en la iglesia caben las dos situaciones: unos entran muertos y otros salen a vivir, porque  ya se sabe que la tristeza y la alegría van de la misma mano.

La noche está fría y el día ha permanecido nublado. Desde Tijoco hacia Guía hay otro clima. Siempre hay dos grados menos que el resto. Y en verano vendrá el calor con dos grados más. Es así, y no lo podemos evitar.

 


 

Anuncios

Un comentario en “Una boda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s