Felicidades

Guía de Isora-20131225-01528

Para enfriar el café con leche mi tía María cogía una taza aparte e iba pasándolo con destreza varias veces hasta que el vapor se perdía en la cocina. Era una maniobra precisa que tardé en aprender y que aplico cuando es necesario. De alguna manera el café se ha calentado esta semana más de lo que suele hacerlo y así he recordado la destreza de María. La misma que tenía para subirse a los árboles y coger todas esas ciruelas y naranjas de La Cancela que sabían estupendamente. Todas las mañanas que paso por la puerta de su casa me acuerdo de ella. “La vida hay que tomársela como viene”, decía María.

Hoy es Navidad y, aparte de asumir con cierto estoicismo todo lo que significan estas semanas, ha hecho un día especialmente soleado. La tierra está aún húmeda de los días de lluvia y el verde cubre la mayor parte del paisaje. Me alegro por los pájaros, demás animales y plantas que pueblan esta tierra. Me alegro por todos los que respiramos el aire de invierno.

Por las noche hace frío, incluso podemos llegar a los diez grados o menos. Utilizo una estufa de aceite para calentar el dormitorio y eso me permite entrar a la cama sin tener que encogerme entre las mantas. Estoy con Canadá de Richard Ford (Anagrama, 2013). Es la historia de un joven cuyos padres están en la cárcel porque han atracado un banco. El chico emprende solo un camino que lo lleva a Canadá.

Esta mañana mi vecina tocaba la trompa. Pertenece a una familia de músicos: Su madre toca el clarinete y el chelo, su padre la tuba y el contrabajo y la hermana el clarinete. Son gente muy unida que hacen cosas juntos todo el año. La trompa es uno de los instrumentos más antiguos que existen de viento- metal; es de difícil embocadura y afinación. Esta chica se ve inteligente y discreta. Le gusta su instrumento y probablemente eso haga que en un futuro sea una buena trompa. Algo he escuchado cuando salgo a coger aire en bici.

Mi calle la han asfaltado y otras del resto de la manzana. Han puesto unos puntos blancos de manera convencional hasta que vengan los operarios municipales a pintar las señales que volverán indicar el camino. He vuelto a pensar de nuevo en escribir algo con fundamento y si tiene sentido seguir con un blog. Creo que es normal pensarlo, porque a poca gente le interesa si mi vecina toca la trompa o si han asfaltado mi calle. Pero me siento mejor contando cosas, aunque sean estupideces. He cogido algunas historias que tengo guardadas y no sé qué hacer con ellas. Escribir es algo serio que requiere disciplina y tiempo, aparte de ganas. Yo tengo lo último pero no tanto lo primero. Lo que me parecía bueno hace un mes hoy me parece una mierda. Supongo que algún día podré publicar algo que tenga un mínimo de sentido y que cuando lo lea más tarde no me avergüence. Hay muchos escritores que escriben su primera novela a los sesenta. Así que todavía tengo algo de margen.

También he vuelto a pensar en el futuro. Qué será del próximo año y todas esas cosas. Yo diría que soy posibilista, siempre que se sueñe con objetivos realistas. Y es que hay mucha literatura ‘new age’ que tiene a la gente atormentada con lo de “si luchas por sueño al final se hará realidad”. Primero conviene vivir y luego ya se verá. Lo cierto es que uno es más feliz pensando en cómo será el proyecto, en la antesala de los hechos, que cuando realmente ocurren. Somos así. Quizás eso te allane el camino.

La opción musical de los próximos días será Jonathan Wilson, un excelente guitarrista compositor y multi instrumentista de Carolina del Norte afincado en California. Me encantó Gentle Spirit (2011) y Fanfare, de este año, es quizás mejor. Recuerda a The Eagles, The Beatles, Beach Boys, Crazy Horse. Estoy feliz de que este hombre haya sacado un nuevo disco.

La opción gastronómica de esta noche es sopa de ajo, con un poco de puerro, perejil y una papa. Eso me sentará bien porque tengo la voz un poco tomada de un resfriado que está despidiéndose o eso parece.

Pues eso, felices fiestas y a disfrutar en la media en que se pueda.

Anuncios

2 comentarios en “Felicidades

  1. SOS tan fresco, por favor no dejes de escribir, a mi me encantan tus crónicas porque tienen una autenticidad que te hacen vivirlas como si fuera una charla de amigos, así lo sentí hoy, me encanto encontrarte en mi Mail, en este chato día de post fiesta, frente al Río de la Plata, con 39 grados de temperatura (envidio tus 10 en mi absolutamente amada Tenerife que requieren sopa de ajo) porque? Porqué siempre te leo con una sonrisa. Gracias, felicidades para ti!

    Enviado desde mi iPad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s