Uncategorized

Goteo

IMG-20131019-WA005

Casi siempre sale a la misma hora de trabajar y no suele coger otro camino que el de su casa. Tarda algo más de media hora en llegar, el tiempo que cruza la ciudad y atraviesa la autopista para coger el primer desvío. Vive en una pequeña urbanización que creció cuando todo crecía, lejos del ruido de coches y de los ruidos innecesarios de todos los días. Su casa es lo suficientemente grande como para albergar a una familia aunque ahora la habitan sus dos hijos pequeños que comparte cada quince días con el padre. Tiene una amplia terraza donde pasa la mayoría de las noches antes e irse a dormir; noches frescas y claras, generosas para ofrecer alguna que otra estrella que ya no existe. Cerca de su casa hay un pequeño supermercado, una panadería con café y donde comprar el periódico. Suficiente para no tener que coger el coche cada vez que falta algo.

Ella conduce siempre con música, no quiere saber nada de las noticias, pues bastante tiene con redactar las suyas todos los días. Durante el trayecto parece como si los mismos coches se dirigiesen a sus hogares dibujando una idéntica combinación de luces. Conductores que tal vez se conozcan, que quizás piensen en cosas similares entre semana y los domingos. Ella piensa que después de todo no ha cometido demasiados errores en la vida; ha hecho las cosas tal y como se han presentado. Se pregunta si hay alguna fuerza que juegue a su favor, que pueda calibrar las consecuencias de sus decisiones con un premio, nada extraordinario, solo que esté al alcance de su mano. Ella tiene gente con quien almorzar, puede comprarse un par de zapatos, ir a conciertos, coger un avión y preparar un postre para los demás.

Una vez conoció a un hombre que la quiso y estuvieron bien durante una temporada hasta que todo eso se fue acabando poco a poco como la comida de la nevera. Ahora de vez en cuando duerme en su cama un hombre que le dice que la quiere pero que no puede estar con ella. Y así se presentan sus días, sostenidos por un goteo intermitente del pasado. Y de alguna manera vive esperando esos momentos, porque todo lo que le hace feliz dura apenas unos segundos.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s