Verano

Adeje-20130601-01096

Aquí los veranos siempre se han parecido todos. No recuerdo un verano de invierno. Cuando eras un adolescente vivías estos meses con una intensidad diferente, una energía difícil de describir, envuelta en salitre y sol, en la música de las fiestas y en la arena de la playa, cuando las toallas no eran necesarias y el presente parecía lo único que tenía sentido. Qué apetito daba el mar y que poco miedo las olas. Yo era un joven aficionado a explorar charcos  para quitarle la vida a cangrejos despistados que no tenían culpa de nada. Yo era un joven torpe y delgado que resbalaba en el musgo. La cicatriz en la rodilla  es fruto de aquel niño iluso al que dieron once puntos, “y tres internos”, insistía. Fue una de mis excursiones solitarias a las rocas, aquel mundo siempre diferente, con seres pequeños que entraban y salían de los charcos dejándose llevar por la corriente.

Un disco de Roberto Carlos sonó varios veranos. A mi padre le prestaron  un apartamento cerca de la playa. Un disco de Joselito también sonó. Fue cosa de mi padre. Al rato varios extranjeros salieron a sus balcones en plena noche para escuchar la voz de aquel niño  que nunca debería haberse hecho hombre.  Un disco de Coltrane sonó otro verano, cuando  me dio por malpintar cuadros.

Los amores de verano siempre se han perecido todos.  No recuerdo un amor de verano como el de invierno.

Desde el balcón se ve la ciudad turística iluminada. Las luces comienzan cerca del mar y acaban metidas  en las montañas, heridas  por una idea de progreso, vestidas de apartamentos donde seguramente duerman en estos momentos familias enteras, gente sola, familias solas, niños, mascotas y gente entera. Esas montañas no puedan hablar, solo se limitan a soportar el peso los ladrillos que han levantado los hogares donde las personas hacen sus vidas sin preguntarse demasiado qué opinaría un puñado de rocas.

En La Caleta  la noche parece haber sosegado el oleaje. Ahora  el agua solo se limita a chocar suavemente contra las rocas y seguir el curso de la marea. Todo está en calma. Nadie camina por el paseo que bordea las casas y los restaurantes de pescado. Cerca del último restaurante hay una luz intensa dibujando un sendero dorado  que atraviesa toda la bahía. La luz desvela el movimiento del agua donde tampoco parece haber nadie. El pueblo duerme bajo el incesante sonido del mar. Así será el verano, salvo que ocurra algo extraordinario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s