Tarde injusta

IMG-20130226-00968

Me tocó contarlo como podía haberlo hecho otro. Pero estas cosas forman parte del oficio, es mi trabajo, de momento, y a esas horas era la única persona que se podía acercar  al “lugar de los hechos” (como decimos nosotros) antes de que el periódico llegase a rotativa. Mató a su hijo y a sus suegros y luego prácticamente se entregó en su delirio a la policía. Ahora un juez lo juzga y lo meterá a la cárcel donde pasará el resto de su vida. Y dirá que se arrepiente o que no. Qué importa eso ahora. Como me tocó contarlo, a la mañana siguiente fui al pueblo del crimen, pisé el bar donde este asesino estuvo tomando coñac. El bar volvía a retomar su ritmo normal, que quizás nunca ha perdido, un ritmo pausado, como la gente que lo visita, como los dueños que despachaban botellines de cerveza y cafés, porque la vida tiene una especial fuerza para continuar. Ese pueblo, que no es ni monte ni costa, crecido entre fincas, con una pequeña iglesia en el medio, con un parque donde el niño muerto jugaba cuando estaba vivo. Un pueblo en pendiente, al que la muerte le ha sorprendido una tarde cualquiera. Una tarde injusta.

En un abarrotado funeral la Iglesia se encargó de conducir las tres almas de la tragedia a un lugar seguro: El Cielo, que por cierto, ya tiene representante en La Tierra, Francisco. Algunos dicen que es un tipo sencillo. No me lo creo. Cómo se puede ser sencillo en El Vaticano. Eso es contradictorio, como matar a lo que has engendrado. Así son las cosas que a veces pasan en este mundo, en estas tardes inesperadas e injustas, y que me ha tocado contar, como podía haberlo hecho otro.

En el coche escucho lo nuevo Ludovico Eunaudi. In a Time Lapse (2013). Más de lo mismo del pianista italiano. Lo que ocurre es que lo mismo le sigue funcionando bien. Lo compré en un sitio donde hay miles de discos y libros. Así que estaba con los ojos bien abiertos. Me llevó un amigo. Tuve muchas dudas sobre qué elegir,  siempre me pasa en sitios así, pero la peor de las decisiones es no tomar ninguna. Supongo.

Anuncios

Un comentario en “Tarde injusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s