Salmones

790073-salmones-rojos-frescos-en-leche-antes-de-la-preparacion

El salmón nace en el río y cuando mide algo más de diez centímetros abandona su casa para adentrarse en las profundidades del mar, donde  hace una vida independiente y multiplica su peso. No se conocen los mecanismos por los cuales este pez vuelve al lugar de nacimiento para procrear o morir pero así es.  Guiado por su instinto, una necesidad innata de saber quién le espera,  supera las dificultades que supone subir río arriba, sin apenas comer, deteriorado por la odisea que da sentido a su existencia y con el riesgo de que algún depredador acabe con él. Después de conquistar su ciclo reproductivo, algunos salmones, los que han podido resistir, dejándose llevar por la corriente nacida en las montañas, regresan al mar y vuelven a recuperar las energías perdidas en el lugar donde nacieron para repetir el ciclo. Otros se quedan, conscientes de sus limitaciones, agotados, hasta el fin de sus días.

Ahora veo los filetes que ofertan en la nevera del supermercado y pienso que todos tenemos un poco de salmones. Conocer lo que el río depara, donde lo inesperado siempre acecha.

Anuncios

Un comentario en “Salmones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s