6642AX-TF

Granadilla de Abona-20121216-00810

Lo heredé por la cara cuando era estudiante y estuvo varios años conmigo, los mejores de la adolescencia, esos donde la precaución en la vida era cosa de otros.  Hace días encontré a mi viejo amigo en plena autopista. Conservaba esa forma peculiar de estar en la carretera,  pausado y sin quejarse,  como si nadie le hubiese enseñado la manera de recorrer kilómetros. Creo que era un andar genético, que venía de fábrica.

Mi Citröen AX. Aprendí a conducirlo sin carnet por las calles de mi pueblo, por las noches, para ir a la plaza, para hacer pequeños recados, para salir después de comer a la avenida, para sentir que podía dominar algo que me llevase donde yo quisiera. Así fui aprendiendo a meter las marchas. El coche y yo, aceptando nuestros errores, sin que nadie nos dijera lo que teníamos que hacer.

Ahora lo conducía un desconocido que llevaba a una familia. Eso me pareció: un grupo de cuatro personas bien sentadas mirando hacia delante, dejando que el AX hiciera el trabajo de cruzar la autopista combatiendo al viento. Un grupo de personas que hacían todo lo posible para cuidarlo, pues he de reconocer que yo nunca lo hice como se mereció. Solo me preocupaba de que la música sonase bien por aquellos altavoces, donde salían todos los grupos que nos volvían locos a los que creíamos en la energía de las canciones que se copiaban en las cintas irrompibles de radiocasete.

Si, nunca cuidé el AX. Me dejé seducir por la estupidez de cambiar de coche, otro Citröen, algo más moderno, que rompí a los pocos meses por dejarme dormir en una curva a escasos metros de mi casa. Y arrastré años con la deuda junto a  la de mi Renault, otro coche francés que se ha portado muy bien conmigo porque yo me he portado bien con él.

En pocos segundos el AX desapareció del retrovisor. Quizás lo haya visto por última vez. Antes levanté la mano, como para despedirme, como si le tuviese que pedir perdón. Simplemente me alegraba de que continuara vivo. El tiempo le ha dado la razón, y ahí sigue, andando a su ritmo,  llevando a casa a una buena familia. O eso me pareció.

Lambchop es perfecto para conducir

Anuncios

Un comentario en “6642AX-TF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s