Uncategorized

Ficción

IMG-20120901-00532

Se llama Valerij Petasch y es pianista. Tiene la precisión y el alma rusa en sus dedos. Ya había estado otros años por aquí, creo recordar que en las mismas fechas, con un repertorio similar: un repaso por los románticos y algunas composiciones propias. Anoche comenzó con algo de Franz Schubert, luego Lizst y acabó la primera parte con dos canciones suyas. La segunda parte fue quizás mejor. Dos valses de Chopin y un Nocturno fueron suficientes para anestesiar a la audiencia, la mayoría alemanes. Petasch acabó con dos genialidades de Moszkowski y se marchó sonriente, agradecido, con gestos humildes, sabios. El concierto, el último de este año, incluyó dos piezas a dúo con un joven y talentoso trompetista de la zona.

Petasch nació en Moscú y a los cuatro años ya tocaba el piano.

Quedan atrás las sensaciones de hace tan solo unas horas. Música de una noche fría que te lleva donde quieres, escenarios de ficción, como sueños y recuerdos que flotan en algún lugar, resistentes a abandonar este mundo. Porque en definitiva somos eso: lo que inventamos.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s