Diamantes

Los diamantes estaban allí, en algún rincón de la casa y no te habías dado cuenta. A simple vista no se ven, sólo hay que buscar un poco, curiosear. Los diamantes nunca tienen el mismo valor ni la misma forma. Van cambiando, y si te das el permiso, quizás amanezcas cada mañana con un puñado de ellos.

“Sabes lo que te pasa, no tienes valor, tienes miedo de enfrentarte contigo mismo y decir está bien, la vida es una realidad, las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la forma de conseguir la verdadera felicidad .Te consideras un espíritu libre, un ser salvaje, y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula. Ya estás en una jaula, tú misma la has construido  y en ella seguirás vayas donde vayas porque  no importa donde huyas, siempre acabarás tropezando contigo misma”.

Desayuno con Diamantes, Blake Edwards, 1961. 

 

Anuncios

Un comentario en “Diamantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s