Uncategorized

Servilletas

Nada que decir. Es lo peor que le puede  pasar a alguien que de vez en cuando necesita contar alguna historia, sea ficción o realidad. Los libros, las películas, los cuentos o las canciones sólo significan algo cuando contienen un pedazo de nosotros. Desde que puse las últimas palabras en esta página de dudosa utilidad no he te nido demasiadas cosas que contar, pues me ha dado pereza abrir el ordenador para  escribir que por fin comienzan a llegar las primeras lluvias. Alguien me ha dicho que siga, que no pierda esa continuidad  semanal para plasmar el instante en pensamiento,  en palabras. Pero hay días que continúo pensando qué sentido tiene  compartir,  por ejemplo,  mi sorpresa al ver que es la segunda vez en una semana que sale el arcoíris. Algo debe significar además de la estampa visual que supone contemplar la paleta de colores en medio del cielo, entre plataneras, sin saber exactamente a qué distancia está, su principio y su final. Lo encuentro de frente, tras una ligera capa de fina lluvia. Tímidas gotitas que no mojan y se van como mismo han venido.

Hay veces en que sólo creo en Asterix, Obélix y Panoramix, las tres figuritas del salón a quien de vez en cuando beso, lo confieso, como si fuesen dioses para que me ayuden cuando tomo decisiones delicadas.

Ahora estoy en la cafetería de siempre y me doy cuenta de la importancia que tienen las servilletas para mantener cierto equilibro en el local. Supongo que nadie se plantea cuando entra a una cafetería si se va a encontrar el servilletero en la mesa mientras degusta una porción de tarta de chocolate. Damos por hecho que siempre va a estar ahí para limpiarnos la boca.

Hasta que un día su ausencia rompe el placer de comer un dulce empapado en leche a media tarde.

———————————————————————————————————————

En el coche ahora tengo a los catalanes Manel,  vitaminas, pop que levanta el ánimo. También  sigo con los Smashing  y Vetusta Morla. Ambos tocan en la isla en breve. Espero tener algo que contar antes.

Benvolgut. El tema de Manel que abre el disco 10 milles per veure una bona armadura. –

Estándar

4 comentarios en “Servilletas

  1. Víctor dijo:

    A mí me gusta lo que escribes y los discos que recomiendas. Entiendo tu momento de debilidad, porque desnudar el alma a ratitos te puede llegar a hacer sentir vulnerable. Sin embargo, creo que es una opción valiente. No esconderse y arriesgar, apostar por lo que eres, lo que piensas y lo que te gusta, sin bochorno que valga. Mucho ánimo, man.

    pd. Los Manel son fantásticos, en especial el tema que escogiste (la historia que cuenta es espectacular). Y la foto, también.

    Me gusta

  2. natalia dornta dijo:

    Tienes mucho que decir. Y lo demuestras. Las pequeñas cosas que nos hacen falta son a veces lo q determina la diferencia entre lo que importa y lo que no. Creo q una vez a la semana espero tus reflexiones y eso es importante. Las servilletas también son buenas para escribir. Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s